Dietas para una persona con artritis reumatoide

Esta enfermedad de las articulaciones, crónica e inflamatoria, es la forma más grave de artritis y puede afectar a todo el cuerpo. Fiebre, falta de apetito y malestar general acompañan con frecuencia a las articulaciones rígidas e inflamadas. Aquí le diremos cuales son las dietas para una persona con artritis reumatoide:

La artritis reumatoide, un tipo de enfermedad autoinmunitaria, se origina por una reacción inmunitaria anormal en la que las propias células inmunitarias del cuerpo atacan e invaden los recubrimientos protectores de las articulaciones, y a veces de los órganos internos, causando inflamación. Los investigadores creen que sus causas son virus y factores hormonales, genéticos y dietéticos.

Pruebas de casos individuales indican que consumir una dieta rica en alimentos sin procesar —frutas, verduras y cereales enteros— disminuye el riesgo de la artritis reumatoide debilitante, y se ha relacionado una dieta a base de vegetales con el alivio del dolor entre quienes padecen esta artritis. Se cree que disminuir tanto la grasa total como las calorías alivia más los síntomas.

¿Qué debe incluir una dieta contra la artritis reumatoide?

Una dieta rica en vitaminas y minerales, sobre todo vitaminas C y E, ayuda a prevenir y tratar la artritis reumatoide. El selenio incrementa las acciones antioxidantes de la vitamina E y ayuda a reforzar el glutatión peroxidasa, una importante enzima que combate la inflamación. Se han relacionado niveles bajos de selenio, cinc y betacaroteno con la artritis reumatoide.

Algunas pruebas preliminares muestran que el cinc puede aliviar los síntomas de la artritis reumatoide. Junto con sus propias propiedades antioxidantes, el cinc es esencial para que el organismo ataque a los radicales libres.

Como algunos medicamentos contra la artritis reumatoide reducen el folato, importante vitamina B, los especialistas aconsejan consumir alimentos ricos en él.

Varios estudios relacionan el estado antioxidante bajo con una aguda propensión al trastorno, y podría ayudar una dieta rica en flavonoides antioxidantes como los del té verde. Datos epidemiológicos relacionan el alto consumo de té verde con tasas reducidas de artritis reumatoide, y la investigación preliminar en animales usando 4 tazas de té verde apoya ese resultado. Los beneficios del té verde se atribuyen a la protección que otorgan sus poderosos polifenoles antioxidantes.

Algunas pruebas indican que los poderosos antioxidantes de la cúrcuma (la especia que da su intenso color al curry) pueden modificar los compuestos inflamatorios y activas las propias acciones antiinflamatorias del cuerpo.

Más alimentos para las personas con artritis reumatoide

También pueden aliviar la dolencia las acciones antiinflamatorias de bromelaína, ácidos grasos omega-3 y jengibre. Los investigadores creen que los omega-3 pueden inhibir la producción de compuestos inflamatorios llamados prostaglandinas y leucotrienos, que contribuyen a la inflamación de las articulaciones. Un reducido estudio clínico halló que 5 g de jengibre fresco al día proporcionaban alivio significativo de los síntomas de la artritis reumatoide.

Datos observacionales que las mujeres que consumen al menos una porción de pescado a la semana tienen un riesgo mucho menor de sufrir artritis reumatoide. Los ácidos grasos omega-3 pueden ser un factor protector, ya que los pescados grasos como el salmón y atún son excelentes fuentes de estas grasas.

El atún, la caballa y el salmón serían buenas fuentes de omega-3; la piña de bromelaína; las bayas, cítricos, cebollas y manzanas de flavonoides; el jengibre de gingeroles; los cítricos, fresas y pimientos de vitamina C y el aguacate, frutos secos, granos enteros y semillas de vitamina E.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *